Bolivia ¡En defensa de los sectores populares! ¡Contra la violencia de la derecha y las amenazas de golpe y de intervención militar! ¡Contra la prepotencia y el fraude de Evo Morales y compañía! ¡Basta de violencias!

Desde que Evo Morales renunció a la presidencia de Bolivia, la situación es inestable y peligrosa pero, en realidad, el conflicto viene de antes, cuando el fraude electoral del 20 de octubre propiciado por Morales provocó indignación en amplios sectores, aún más después de que el mismo Morales ignoró el resultado del referéndum del 2016 que no lo autorizaba a un cuarto intento de reelección como presidente. La derecha reaccionaria y racista (encabezada por Luis Fernando Camacho) se montó sobre estas justas expresiones de protesta para ganar espacio y apoyo y tratar de ganar para su causa a policía y ejército. Todo esto es utilizado por Morales para defender su prepotencia y fraude bajo la denuncia de un golpe que ya se habría consumado, para intentar recuperar algo del apoyo popular perdido después de tantos años de caudillismo autoritario.
Ciertamente las más vulneradas y en riesgo son las mayorías populares. Ellas han sufrido, en realidad, una torsión cada vez más prepotente del régimen democrático que comenzó con el mismo Evo al querer perpetuarse en el poder a toda costa. Ahora la situación puede empeorar todavía más con la violencia de la derecha en su intento de cobrarse revancha de los sectores populares. Es fundamental llamar a la más amplia solidaridad con la población boliviana, tanto contra los riesgos de intervención militar y de golpe, de la violencia racista y patronal, pero también contra los irresponsables llamados de Evo Morales, quien huyó del país, a movilizarse para defender sus prepotencias y los resultados de unas elecciones fraudulentas.

14-11-19

Ignacio Rusell