Solidaridad con las mujeres polacas. Por el derecho a decidir libremente

Se multiplican las manifestaciones en los pueblos, en las iglesias, en las plazas y carreteras de las ciudades de Polonia. Son las mujeres con sus paraguas, símbolo de la
lucha por el derecho a decidir siempre cuestionado en un país cuya población es en su mayoría católica y está gobernada por los ultraconservadores de Ley y Justicia (PIS) que son quienes han llevado al Tribunal Constitucional esta iniciativa de Ley que ha ilegalizado el aborto por malformaciones del feto, uno de los tres supuestos hasta hoy legales. De los 1110 abortos en 2019, 1074 se realizaron bajo este supuesto hoy ilegal,
33 porque la vida de la madre estaba en peligro y 3 por violación.
La respuesta ha sido inmediata, manifestaciones, sentadas que desde el jueves no han cesado y una huelga general convocada. Expresamos nuestra plena solidaridad con estas iniciativas.
La mujeres polacas saben que no se dejará de abortar, sea o no legal el ejercicio de este derecho, pero las condiciones sanitarias, de persecución lo complican aun más, pone en peligro sus vidas. Hay una red «aborto sin fronteras» en todo el país que informa, presta ayuda logística e incluso económica. Su lema y su teléfono aparece en las pancartas estos días. Mientras miles de mujeres gritan a los jueces: «No os da vergüenza» «Fuera
vuestras manos de nuestros cuerpos»