Periódico nº132

Sumario del número: :

  • El veneno gender free. ¿A quién beneficia la estafa queer?
  • Imperio del Centro versus America First
  • Afirmación sustractiva versus resignación
  • Contra el pacto de inmigración y asilo.
  • El dilema de las redes sociales.
  • Comenzamos por la humanidad, en la naturaleza.
  • ¡Nos fundamos en Zaragoza!

Editorial del periódico Socialismo Libertario octubre de 2020:

No sólo antivirus. El principio de la confianza.

La pandemia sigue causando estragos tal como se preveía y resulta difícil frenarla. Se extiende, ataca a personas de todas las edades y de forma más homogénea geográficamente; estadísticamente, su letalidad es más baja que en los pasados meses de marzo o abril.

Políticos, periódicos y televisiones repiten obsesivamente lo que ya sabemos:que la situación es grave. Las informaciones oficiales alimentan el miedo, como si esto sirviese para responsabilizar a la gente. Es al contrario: el miedo genera ansiedad, facilita el descuido, no ayuda a la comprensión.

Mientras tanto, los gobiernos no asumen sus propias responsabilidades. La primera de ellas, no haber dado apoyo
suficiente al personal sanitario y no haber reforzado tampoco las estructuras necesarias; y no haber reorganizado los transportes públicos para evitar la concurrencia masiva en las horas punta.Después de haber relajado los controles durante el verano en nombre de la productividad, ahora, sin un plan claro, amenazan e implantan restricciones a diestra y siniestra.

Sin duda es necesario aumentar y realizar con más eficacia la detección y el seguimiento de los casos positivos. Pero también es indispensable poner en práctica con más coherencia las medidas fundamentales: mantener la distancia de seguridad, llevar siempre y correctamente la mascarilla, evitar las aglomeraciones, salir de casa lo indispensable.

¿Es suficiente para incrementar las medidas repetir cansinamente esta letanía?

Creemos que no. Se necesita movilizar las energías mejores de la gente común, es necesario creer en ella: un actitud ésta no prevista por los gobernantes.

Se necesita suscitar una responsabilidad pensada, activa, recíproca y compartida entre las personas. Nos preservamos preservando a los demás, no encerrándonos en nosotros mismos. Es necesario comprender juntos, descubriéndonos de nuevo, aunque sea con las mascarillas y a distancia: puede ser una ocasión para mirarse a los ojos; manteniéndonos a dos metros, pero aprendiendo a llevar a cabo y a valorizar todo gesto solidario; responsabilizando a las personas queridas y a los conocidos para que sean agentes antivirus activos; estimulando también a las/os desconocidas/os cuando haya ocasión, a cuidarse hablándoles y preguntándoles cómo lo llevan, despertando una proximidad humana más verdadera y atenta, menos superficial aunque sea inicial; concibiendo y realizando el quedarse en casa como la ocasión para concentrarse por fin en las cosas más importantes: en el placer de leer y de narrar, en el placer de aprender y de escribir, en la pasión de inventar y de crear, en la satisfacción de escuchar y de mirar, en la felicidad de los sentimientos y de la reflexión.
Sentirse protagonistas de un coctel vital mucho más atractivo que los de la “movida” sin salida. ¿Los ingredientes? Por ejemplo: ética y erótica, dietética y lúdica, aeróbica y poética; se aconseja meditar bien antes de servírselo.

En definitiva, más que nunca es el momento de encontrar, activar, ofrecer y pedir confianza. La confianza que permite afrontar sacrificios en vista de un futuro benéfico. La confianza en poderse proteger individualmente, en el relacionarse y colectivamente. La confianza en poder salir con coherencia y tenacidad de la emergencia, creciendo desde ya en el compromiso vital. La confianza en las mejores capacidades humanas, propias y de los demás. Aquí reside un principio precioso del que puede brotar una responsabilidad más auténtica y más eficaz, más amplia y coherente, no formal ni momentánea, para domar el virus y afrontar otros desafíos.

Naturalmente, ésta es una cuestión exquisitamente humana, que nada tiene que ver con la política.

La Comune / Socialismo Libertario
24 de octubre de 2020