Sobre el trágico incendio de Badalona.

De momento, el trágico balance del incendio de la nave industrial de Badalona, es de tres víctimas
mortales y 19 heridos. Gracias también al coraje de los y las residentes que arriesgaron su vida para ayudar a sus vecinos se pudieron salvar muchas vidas evitando un desenlace aun peor. En este edificio abandonado llegaron a malvivir hasta 300 personas desde 2008 hasta hoy. La mayoría eran personas procedentes de otros países como Senegal, Guinea, Mali, Marruecos, pero también de nacionalidad española.
En todos estos años las administraciones se fueron pasando las responsabilidades conscientes de los riesgos del desastre que ceñían sobre la cabeza de quien buscaba un refugio en este lugar porque les era imposible encontrar una vivienda mejor. Más hipócritas y cínicas son las palabras de Albiol, el actual alcalde, que ha sido protagonista en reiteradas ocasiones de campañas racistas contra los inmigrantes y la comunidad gitana en especial.
No se trata de un episodio aislado sino más bien un ejemplo de la cruda realidad que viven miles de personas en estas tierras debido a la nefasta ley de extranjería y el racismo pero también a las políticas sobre la vivienda que incluso durante la pandemia están permitiendo desalojar a personas en situación de vulnerabilidad. Un ejemplo nos lo ofrece Ndiéme Ndao de Senegal en las páginas de El País del 11-12- 2020 cuando afirma que seguía viviendo en la nave a pesar de tener un trabajo fijo porque nadie le quiere alquilar una habitación. Recordemos el incendio de este verano que causó tres muertos en la Barceloneta pero también la crudeza de las imágenes que non llegan desde Tenerife en las últimas semanas. Queremos expresar toda nuestra solidaridad con las personas afectadas por esta tragedia y pedir el re-alojamiento inmediato en viviendas dignas. Pedimos también la regularización de todas aquellas personas obligadas a vivir sin derechos por responsabilidad de leyes discriminatorias avaladas por la Comunidad Europea.
Apoyamos también la convocatoria lanzada por Papeles para Todos para el día 18 de diciembre
reafirmando la necesidad de no normalizar y acostumbrarnos a esta triste realidad en nombre de la solidaridad y de la acogida.